Reseña: Ese verano a oscuras, de Mariana Enríquez

Una niña asesinada, cuyo cuerpo cuelga en la ventana de su edificio; su madre, quizá en un acto menos morboso por parte del asesino, solo echada en la cama… rellena de puñaladas, muerta. Esta escena corresponde a Ese verano a oscuras, reciente novela corta de Mariana Enríquez.

            Un texto poderoso en suspenso, con ribetes de terror gótico, protagonizado por una adolescente a fines de los años 80, en una Argentina eclipsada por los continuos apagones y la hiperinflación. A través de ella (cuyo nombre no se rebela) y Virginia, su mejor  amiga, somos testigos del clima opaco y desolador que rodea a su entorno: una sociedad dividida entre el miedo y la parcialidad discreta hacia un poder sin rostro dentro del texto (característica propia de lo Kafkiano), que se verá reflejado tanto en los padres de la protagonista como en otros personajes secundarios.

            En este clima sombrío, ambas jóvenes se abocan a la lectura de un libro acerca de famosos asesinos seriales, sin sospechar que más adelante serán testigos de un hecho en extremo similar.

            Esa noche, yo saqué el tema en la cena a la luz de las velas, sobre el puré de papas y un churrasco demasiado cocido. “No hay asesinos seriales en la Argentina”, dijo mi padre y se sirvió vino. “Salvo que cuentes a los generales”, dijo mi madre.

            El libro cuenta con ilustraciones de la artista plástica Helia Toledo, cuya sobriedad y encanto tétrico refuerzan la atmósfera presentada por Enríquez. De prosa desnuda y directa, considero el mayor acierto del libro la concisa ambientación y descripción del contexto, lo cual transmite al lector la sensación de encontrarse en un lugar donde algo macabro puede ocurrirle en todo momento y donde lo atroz corroe en colectivo el alma humana, pues, si bien la protagonista es solo testigo de una muerte, nos trasmite aquello con una frase de cierre magistral:

            “No podemos seguir viviendo cerca de la pared donde Clarita colgó durante una hora; Clarita agitada por el viento como una piñata; pronto, también, empezaríamos a escuchar en sueño los golpes de su cara, húmedos, golpes contra su propia sangre y los restos de su nariz y su mentón y sus labios, sangre y carne que decoraban nuestro edificio y que los bomberos no había podido quitar del todo, y tampoco la lluvia, porque todos sabemos que las manchas de sangre son las más difíciles de limpiar, incluso cuando ya no es posible verlas.”

              A leerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

Cuenta Artes

Revista digital de arte y literatura

Red Literaria Peruana

Organización cultural y literaria

Liberoamérica

Editorial transoceánica

El pez volador

Blog de literatura de Martín Cristal. Diario de lectura y otros textos

Entre Libros

Blog literario

Lucía PG

Comunicadora y artista visual

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

A %d blogueros les gusta esto: