Reseña: Incendios, de Richard Ford

Joe es testigo de cómo su madre se enamora de otro hombre, mientras su padre intenta apagar los incendios que rodean la ciudad de Great Falls, Montana. Es así como empieza “Incendios”, novela corta de Richard Ford.

Ante la mirada del adolescente protagonista, somos testigos de cómo una situación de ruptura hogareña arrastra misterio y vacío. Sin embargo, a pesar de la corta edad de Joe, no diría que estamos ante lo que pudiera pensarse como una novela de iniciación, pues ¿quién es capaz de sentirse un experto “iniciado” —valga la redundancia—, cuando se trata de sentimientos? Muchos menos del amor. Con gran maestría, el autor nos conduce por esas fibras emocionales nada sencillas de comprender, y que más parecen responder a actitudes cercanas a la total entrega irrazonada por parte del mundo adulto, que al fin y al cabo es el responsable directo del conflicto en la novela.

“Y, si bien sabía perfectamente lo que era una mentira, ignoraba si existía alguna diferencia cuando quienes mentían eran los adultos. Posiblemente importaba menos en ellos, ya que, en su universo de relaciones, la verdad acababa haciéndose evidente a todo el mundo.”

En más de la mitad del libro asistimos al encuentro de Jeanette (madre de Joe) con Warren Miller, su efímero amante de dos días. Es aquí donde empiezan las justificaciones de la madre frente al cambio repentino; donde asistimos a muchas verdades que terminan siendo excusas insalvables:

Nos embarcamos en tantos cambios y ajustas que al final perdemos la noción de las cosas”

“A veces, si consigues mirar las cosas con cierto distanciamiento, no parecen tan malas. A mí me van bien hacerlo. Me alivia”.

Podemos situar a Incendios dentro de la llamada “novela reflexiva”, pues con una historia que podría parecer trillada, el autor descarna de modo sumamente profundo la incertidumbre emocional de la vida a través de la visión de su protagonista adolescente. Un ejemplo de aquel tipo de escritura aplicada en nuestro país, es la novela “Esa casa vacía”, de Marco García Falcón, publicada en 2017.

En cuento a lo narrativo, el tiempo verbal juega un papel fundamental en Incendios. Si bien al principio se expone el preludio histórico en pretérito imperfecto, la gran mayoría del relato está narrado en tiempo real, usando el pretérito perfecto simple, del mismo modo que “El guardián entre el centeno” de J.D. Salinger. Esto no es gratuito, pues sirve para reforzar una de las ideas principales del contenido en cuanto a interpretación: las cosas que nos definen, suceden a veces en un corto período de tiempo que recordamos y profundizamos al detalle , así se trate de dos días o una hora, y que son el derrotero para absolutamente todo lo que vendrá después.

A leerlo.

#Librosrecomendados #RichardFord

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

Cuenta Artes

Revista digital de arte y literatura

Red Literaria Peruana

Organización cultural y literaria

Liberoamérica

Editorial transoceánica

El pez volador

Blog de literatura de Martín Cristal. Diario de lectura y otros textos

Entre Libros

Blog literario

Lucía PG

Comunicadora y artista visual

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

A %d blogueros les gusta esto: