Textos

Cuentos ordinarios de Aarón Alva

Libro “Cuentos ordinarios” Edición N°1, editorial Caja Negra, Lima, Perú, 2017.

Cuentos Ordinarios es la primera entrega literaria del autor. Fue presentado el sábado 29 de julio a las 6 p. m en la sala José María Argüedas de la Feria Internacional del Libro de Lima 2017. Publicado bajo el sello del Grupo Editorial Caja Negra y prologado por la reconocida escritora nacional Carmen Ollé, premio Casa de la Literatura 2015.


Cuento “El enigma de la silla rota” Edición N° 1, editorial Apogeo y Cuenta Artes, Lima, Perú 2018.

El enigma de la silla rota es la segunda entrega literaria del músico y escritor Aarón Alva, publicado bajo el sello de la Editorial Apogeo y Cuenta Artes Ediciones en setiembre del 2017. Se presentó el 13 de enero a las 6.30 pm, en la Casa de la Literatura Peruana, contando con la participación especial de los escritores Carlos Enrique Saldivar, Efer Soto y Jorge Casilla Lozano.

Cuentos y relatos online


“Banda debut” de Aarón Alva

Pichu Saraz era el primo del amigo de un amigo y fue el cantante de mi primera banda. Su apodo se lo había puesto él mismo, porque Pikachú le parecía muy infantil y él ya tenía diecinueve. Por supuesto que al principio le intentaron llamar Pikachú porque la voz del pokemón le salía realmente igual. Lo imitaba en todos sus matices: contento, triste, alucinado, y hasta cuando le entraba la cólera y lanzaba ráfagas de corriente a sus rivales.

Cuento: Por un espacio vacío de Aarón Alva

Brack era de esos que encendía su histrionismo y excavaba en tu seriedad hasta ponerte alegre al menos dos segundos. No era una actitud estudiada, sino lo contrario, a pesar de que la había perfeccionado en su rutina callejera, en las que conseguía algo de plata cantando con su guitarra. Fue el primero que conocí en querer dedicarse de lleno a la música.

Cuento: Cortometraje

Rodríguez se veía agotado. La grabación del cortometraje les había tomado casi medio día, sin descansos a excepción de una pequeña merienda. Ya eran las nueve de la noche. Empezó a guardar sus cosas y me preguntó si podía sentarse en el mueble a descansar un momento antes de irse.

Reseña: Ese verano a oscuras, de Mariana Enríquez

Una niña asesinada, cuyo cuerpo cuelga en la ventana de su edificio; su madre, quizá en un acto menos morboso por parte del asesino, solo echada en la cama… rellena de puñaladas, muerta. Esta escena corresponde a Ese verano a oscuras, reciente novela corta de Mariana Enríquez.

Reseñas literiarias


Reseña: Diarios de John Cheever

Los diarios de John Cheever conforman un conjunto de textos tan descarnados como bellos en su forma y prosa. Distribuido en episodios que abarcan casi los últimos 40 años de su vida, el autor transcribe su intimidad, visión de la literatura y una serie de factores que configuraron su obra global. No se trata solo de un diario de hechos objetivos, sino de unos largo conjunto de relatos acabados en sí mismos.

Reseña:”Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio”, Alice Munro

En “Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio”, Alice Munro explora diversas faces y rostros del amor. Los personajes, en su mayoría mujeres, experimentan sucesos que las pondrán de cara a cara contra sí mismas, todos en relación a una nueva y quizá prohibida forma de amar.

Reseña: Seis perros, de Abraham Carbajal

“Seis Perros”, reciente publicación de Abraham Carbajal, a cargo de la editorial Poetas y Violetas, contiene tres cuentos cortos cuyas historias tienen como eje acciones perpetradas contra los perros. Dos de los cuentos, “El poderoso” y “Seis perros”, encajan dentro del realismo urbano, mientras que “Los fantasmas grises”, a pesar de iniciar en un espacio citadino, desarrolla su parte de su historia en el plano mitológico.

Reseña: Incendios, de Richard Ford

Joe es testigo de cómo su madre se enamora de otro hombre, mientras su padre intenta apagar los incendios que rodean la ciudad de Great Falls, Montana. Es así como empieza “Incendios”, novela corta de Richard Ford.

Reseña: El juego de Gerald de Stephen King

Como suele ocurrir al inicio de sus novelas, a Stephen King le encanta situar a sus personajes en serios aprietos, y a partir de ello emprender un crucero creativo del que ni él mismo prevé el camino. La escena anterior corresponde al infausto atolladero en que se encuentra Jessie, la protagonista de El juego de Gerald, novela publicada en 1992.   


Notas y entrevistas


Para el medio: Revista Cuenta Artes

Marco García Falcón: “Escribo movido por el miedo o el deseo”

Destierro: Una historia que reivindica a la mujer

Luis Francisco Palomino: Somos la generación del dedito pulgar hacia arriba

Daniel Salvo: Uno escribe en base a lo que conoce, aún si lo que escribe no es realista

El demonio camuflado en el asfalto de J.J. Maldonado y Leonardo Ledesma

Antonio Zeta: Entre escritor y profesor, prefiero la palabra “lector”.

Trazos con aire de mujer: La pintura de Lucía Portocarrero

Etiel Taupier: Lo importe es crear un texto punzante y que estremezca

Michelle Paredes: Pijama de monstruo y la vida una noche eterna

Ricardo Sumalavia y la “Historia de un brazo”

Reseña del libro “Seis Perros” de Abraham Carbajal

El mal contra el mal: “Quien golpea primero golpea dos veces”, de J. J. Maldonado

Guitarra acústica vs eléctrica: ¿Debo aprender primero a tocar guitarra acústica o eléctrica?


Galería


WordPress.com.

Subir ↑

Cuenta Artes

Revista digital de arte y literatura

Red Literaria Peruana

Organización cultural y literaria

Liberoamérica

Editorial transoceánica

El pez volador

Blog de literatura de Martín Cristal. Diario de lectura y otros textos

Entre Libros

Blog literario

Lucía PG

Comunicadora y artista visual

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

A %d blogueros les gusta esto: